Test de VAM

Impactos: 25

Test VAM

Para conocer tu VAM existen varias pruebas  y test. Solo o acompañado de un profesional, con o sin equipo, cada uno de ellos tiene sus ventajas y desventajas. Te detallaremos aquí cómo hacer  tu  test VAM gracias a pruebas en laboratorio, en pista, en ergómetro e incluso gracias a tu reloj cardio-GPS.

Test VAM de laboratorio

Primera posibilidad: puede realizar un test VAM en el laboratorio, la mayoría de las veces acompañado por un médico deportivo. Esto coloca una serie de sensores en su cuerpo y le proporciona una prueba de esfuerzo en un ergómetro, una bicicleta o incluso un remo.

La prueba comienza bastante tranquila y la intensidad aumenta a medida que avanza. Se detiene cuando ya no puede mantener la velocidad solicitada.

La ventaja de este método es la precisión de los resultados que proporciona: al final del procedimiento, el médico le da su VAM, pero también su VO2 max y su frecuencia cardíaca máxima. Estos datos, si se usan bien, pueden serte muy útiles.

Sin embargo, tenga en cuenta que este tipo de prueba es costosa. Cuesta entre 80 y 150 euros, lo que puede costarle rápidamente una pequeña fortuna si realiza una prueba VAM con regularidad.

Puede valer la pena hacer una prueba de laboratorio la primera vez y comparar el resultado con el de una prueba más simple que usted mismo actuará, como las que veremos en las siguientes secciones.

¿Cómo calcular tu VAM con pruebas continuas?

Test VAM en pista de atletismo

Si quieres realizar una medición de tu Velocidad Aeróbica Máxima por tu cuenta y de una forma muy sencilla, puedes optar por un test VAM continuo. Lo único que tienes que hacer durante este evento es correr a un ritmo constante durante un tiempo determinado. Advertencia: si eres realmente un principiante y sabes poco sobre ti mismo, aún puede ser difícil. De hecho, realmente tienes que correr a una velocidad constante para que el resultado tenga un valor consistente. Así que evita empezar demasiado lento para acelerar al final: ese no es el propósito del ejercicio.

El medio cooper

La prueba VAM continua más conocida y más utilizada es la media Cooper. Para ello, lo mejor es acudir a una pista de atletismo. Si no tienes uno, entonces tienes que encontrar un terreno llano, despejado y de buena calidad y equiparte con un dispositivo GPS capaz de medir la distancia recorrida. Después de un breve calentamiento, corre a la velocidad máxima que crees que puedes mantener durante 6 minutos. Se trata de intentar cubrir la mayor distancia posible en ese tiempo asignado. Para obtener tu VAM, multiplica la distancia recorrida en kilómetros por 10. Por ejemplo, si corriste 1,4 km en 6 minutos, tu VAM = 1,4 x 10 = 14 km/h.

La prueba de Astrand

La prueba Astrand VAM es otra prueba popular entre los corredores y funciona exactamente con el mismo principio que el media Cooper. De hecho, consiste en recorrer la mayor distancia posible durante un período de 3 minutos. Luego debe dividirse por 210 y multiplicarse por 3600 para obtener una velocidad en kilómetros por hora. Por ejemplo, si recorres 800 m en 3 minutos, tu VAM = 0,8/210 x 3600 = 13,7 kilómetros por hora.

Las ventajas de las pruebas VAM media Cooper y Astrand son el hecho de que no requieren ningún equipo y se pueden realizar sin asistencia. Todo lo que necesitas es poder medir la distancia recorrida en un tiempo determinado y tener un cronómetro (un teléfono con alarma puede ser suficiente). Luego tienes que hacer un pequeño cálculo, ¡y listo!

El test de 5 minutos

El mejor de los mas fáciles, solo recorrer la máxima distancia posible en 5 mns después de un calentamiento y calcular la velocidad media que será sur VAM

¿Cómo calcular tu VAM con pruebas progresivas?

El Test  VAM vameval

A diferencia de las pruebas de ritmo regular que acabamos de discutir, algunas se practican a un ritmo progresivo. Hay tres formas de practicarlos: yendo y viniendo en una distancia de 20 m (Luc Léger), en una pista de atletismo en la que se colocan tacos cada 20 m (test VAMEVAL), o en un ergómetro.

Prueba de lanzadera de Luc Léger

Esta prueba lleva el nombre de su inventor, el Doctor Léger, canadiense de la Universidad de Montreal.

Para ello, coloque dos parcelas a 20 metros de distancia. Tendrás que ir y venir entre estos dos bloques, llegando al nivel del bloque cuando suene un pitido.

La prueba del transbordador generalmente comienza a una velocidad de 8 km/h, luego cada minuto la velocidad aumenta en 0,5 km/h. Cuando ya no le sea posible llegar a la parcela en el momento del pitido, significa que ha alcanzado su VAM. Es precisamente la velocidad de la última etapa completa la que puedes considerar como tu velocidad aeróbica máxima.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad